lunes, 23 de abril de 2007

COSTE ECONÓMICO PROCESO SELECCIÓN

Antes de establecer un proceso de selección en cualquier organización, tenemos que considerar ciertos aspectos a valorar, de gran importancia de cara a la viabilidad del proceso.

Tenemos que valorar en primer lugar el impacto funcional y estructural, donde debemos analizar si la descripción del puesto de trabajo esta actualizada, número de profesionales necesarios, si existen los candidatos idóneos en la organización, previsión objetiva de dificultades, etc.

Luego hay que analizar el impacto económico del proceso de selección.

Su coste va a depender de la capacidad de nuestra empresa para saber gestionar sus propios recursos humanos. Aquellas que tenemos departamentos específicos de recursos humanos vamos a reducir determinados costes, frente a las que no las tenemos o frente a las que decidimos buscar en algunos procesos asesoramiento externo (consultoras, empresas de trabajo temporal, etc.). La formula a emplear también influye considerablemente en el coste final.

De forma muy genérica, voy a clasificar los gastos del proceso de selección de la siguiente manera:

A) Costes Materiales. Tenemos que incluir aquí gastos como la publicidad que realizamos del mismo, el teléfono, la correspondencia escrita o e-mail, sin olvidar el alquiler de locales o salas de hotel, adquisición de pruebas psicotécnicas, cuestionarios o pruebas profesionales y determinados paquetes informáticos especializados.

B) Costes de Personal. Aquí tenemos que imputar los salarios correspondientes a la dedicación en tiempo de los técnicos de recursos humanos propios o externos a los que encomendamos la selección, junto con los gastos adicionales que conlleva su desplazamiento y dietas para comer y pernoctar, en caso de ser preciso.

C) Costes de Integración. Los tenemos que tener en cuenta en la última fase del proceso de selección, es decir, cuando ya hemos seleccionado al candidato elegido y tenemos que hacer la acogida e integración del mismo en la empresa. No olvidemos en esta partida incluir aquellos gastos de formación, adaptación y cultura de la empresa, además de los gastos de evaluación y seguimiento, de su trayectoria en los primeros meses dentro de nuestra empresa.

Unidos a esta clasificación generalista de costes, estarían los propios de la oferta salarial a realizar a cada candidato que sea necesario seleccionar, o lo que es lo mismo, el valor que asignamos a las funciones a realizar por ese puesto concreto que estamos buscando. No son costes del proceso en sí mismos, pero sí que es importante que lo tengamos en cuenta a la hora de establecer el presupuesto de este proceso concreto y que no olvidemos que guardan relación con el número, categoría, cualificación y retribución de los puestos que estamos intentando cubrir. A estos gastos los calificaría de contratación o gestión laboral.

Ahora finalmente tenemos que sumar los costes materiales, de personal y de integración totales y hacer la comparativa con el presupuesto real que cuenta nuestra empresa para ese proceso de selección concreto.

Es habitual algunas veces, que estos gastos, sean superiores al presupuesto con el que contamos, aquí tenemos que considerar la postura de recortar gastos de algún tipo, analizando la mejor partida que podemos disminuir, o bien de los gasto materiales, o bien de la propia reducción del número de candidatos externos a incorporar, haciendo uso de la promoción interna, que nos va a reducir considerablemente el coste.

Lo principal siempre, es la eficacia de nuestro proceso de selección y su valía, tenemos que intentar anteponerlo a la desviación de presupuesto, evitando lo máximo posible, detenernos simplemente por criterios de eficiencia económica.

Sino tenemos en cuenta esto, podemos echar por tierra un proceso de selección concreto que lo tengamos bien encaminado, y que por premuras de recorte de costes, lo eches abajo, por no sopesar y analizar cabalmente, que tipo de costes son los que puedes reducir en esta ocasión.

También comentar que a las diferentes partidas de costes que he enumerado, se les puede dar muchos otros nombres, igual que por otro lado se pueden enumerar muchos mas tipos de costes, en función de la especificación de los mismos o no.